No tengo amigos en países como Chile, Brasil, Lituania o Singapur. Y me gustaría, pero no recuerdo conocer a nadie en esos lugares. Sin embargo, alguna de las visitas de este blog tienen allí su origen. Será falso, seguro. Un truco de la VPN. Pero también cabe la posibilidad de que esté recibiendo a desconocidos que llegan aquí por pura casualidad. Así pues, he pensado que sería una muestra de buena educación presentarme.

Mi nombre es J. Ignacio Sendón. Un día, hace casi cincuenta años, una amiga a la que perdí el rastro, decidió que eso era demasiado serio y lo cambió por Nacho. Y así me han llamado casi todos mis amigos y conocidos desde entonces. Como veas.

En uno u otro formato, he sido profesor de Física y Química (y otras materias más o menos aledañas) durante cuarenta y seis años. Ahora estoy definitivamente jubilado, aunque, según la OMS, todavía soy joven. Y tengo planes de seguir siéndolo unos cuantos años más. En realidad, creo que nadie debería esperar a ser viejo para retirarse. Pero esa es otra historia.

Durante todo ese tiempo he escrito algunos relatos. Aproximadamente ciento cincuenta. Y sigo haciéndolo. También he hecho fotos. Tampoco esto lo he dejado. He opinado, sin que nadie me lo pidiera, de política y muchos otros temas. Por supuesto, no voy a parar ahora.

Y de todo eso podrás encontrar algo aquí.

¿Soy un tertuliano? Creo que haría falta que alguien me llevara la contraria y en este blog eso se ha dado en contadas ocasiones.

¿Soy fotógrafo? Dejémoslo en que le pongo afición a hacer las fotografías lo mejor que sé.

¿Soy escritor? Según la RAE, escritor es una persona que escribe. Con una definición tan laxa, la mayor parte de la Humanidad lo sería. 

También afirma la Academia que escritor es el autor de obras escritas o impresas. Evidentemente, he escrito mis relatos. Alguno de ellos se ha publicado. Así es que, si tengo que elegir, diré que soy escritor. Aficionado, claro, pero escritor.

Y personas ha habido (de todo hay en este supermercado de Dios, que diría Manolito) que han valorado generosamente alguno de mis relatos.

En 1997, «Ángel» fue finalista en un concurso organizado por la cadena de hoteles NH (con Rosa Montero en el jurado)

Años después, en 2014, «Sin palabras» logró un accésit en el XXX concurso de relatos «Villa de Mazarrón-Antonio Segado del Olmo». La premio Nadal de ese mismo año, Carmen Amoraga, presidía el jurado.

2020 me trajo otro accésit. Este para «El busto de bronce» en la VI edición del concurso «Hablando en cobre» convocado por la Fundación Atlantic Copper.

Seguiré informando si hubiera algo más que celebrar.

Y ahora que me he presentado yo, permíteme que te presente mi blog.

Este es el heredero de otros anteriores: «Lo que quisiera contarte», «Historias que llegaron con la lluvia» o «¿Qué he hecho yo para merecer esto?». Algún día, quizá recoja todas las entradas de esos cuadernos de bitácora y los incluya en este.

Pero ahora mismo hay lo que ya te he adelantado: fotos, relatos y opiniones. Sin embargo, cuando tenía mucho menos tiempo para dedicarle al blog, me convertí durante una temporada en traductor de canciones. No es lo más creativo que he hecho en mi vida, pero quizá te apetezca echar una mirada.

Y nada más. Si te pasas por aquí, nos iremos conociendo mejor. O, al menos, tú a mí.

Mi vida, como la de cualquiera, es una vidriera que muestra luces y sombras. Las personas que mejor me conocen saben algo de ambas. En estas páginas electrónicas encontrarás alguna más.

Ese no seré yo, pero se me parece.

© J. Ignacio Sendón. Alicante, 9 de mayo de 2021

Total Page Visits: 505 - Today Page Visits: 1